La anarquía de los géneros musicales

Los géneros musicales son un campo a veces difícil de definir y muchas otras difícil de entender. Inicialmente fueron inventados por las disqueras en los 60 para diferenciar unos mercados de otros y saber en qué tipo de flujos insertar ciertos productos. Entre más propuestas aparecían, más géneros tenían que ser definidos y más mercados eran “inventados”.

De una u otra forma las disqueras tenían una obligación de crear mercados para vender los productos que sacaban. En sus manos muchas veces tenían mucha más oferta que demanda, de manera que tenían que crear esa demanda a partir de la invención de nichos, que nacieron gracias a la invención de esos géneros: El Rock And Roll, El Metal, El Psychodelic Rock, etc.

Sin embargo, la búsqueda de géneros en realidad siempre ha venido de la mano de la experimentación de los músicos y de la búsqueda de identidad de cada uno. Esa búsqueda, no obstante, tiene una fuerte relación con búsquedas de identidad sociales, puesto que cada una de ellas es una representación de movimientos cercanos a ellos. El Punk, por ejemplo, no podría haber existido sin las revueltas obreras que ocurrían en Londres en la época. El Grunge tampoco habría existido sin un grupo de personas cansadas del manejo de la imagen del Glam, e incluso éste no habría nacido sin la fuerte relación que se dio en los 70 en Brixton entre lo “fashion” y la música.

En tanto nacía un nuevo movimiento social y una expresión musical para éste, las disqueras aprovechaban para crear una oferta a través de esta fusión y de esa manera comenzar a generar demanda. Así podían crear géneros sin la preocupación de tener que educar públicos o crear mercados porque ya estaban ahí. El caso del Punk es muy claro: nació como una contracultura contra la corporatividad del Rock, se unió mucha gente al movimiento, especialmente por su relación con las revoluciones obreras y una vez empezó a crecer, las disqueras aprovecharon para “inventar” el género y apropiarla a su flujo de mercado.

Hoy en día el tema ha cambiado bastante. Desde hace algún tiempo, con el crecimiento de la piratería digital, las disqueras han perdido terreno y capacidad de inversión. La búsqueda de identidad de los músicos, en cambio, no se ha detenido y me atrevería a decir que cada vez es más fuerte. Con tanta información en esta era de la globalización, la necesidad de definir identidades es muy necesaria para los artistas y movimientos sociales.

Por esta razón, la definición de géneros se ha vuelto cada vez más difusa, y por más que se intente, cada artista termina teniendo la suya, basada en sus influencias y objetivos (tanto artísticos como comerciales). De allí que nazca una independencia de cada uno de ellos que viene desde su creación y que define inmediatamente su forma de acción dentro del mercado. Ya no podemos entrar en circuitos de mercados definidos por los géneros de las corporaciones musicales como llegó a ocurrir con el Glam, el Heavy Metal, el Grunge, y muchos otros más.

Ahora los artistas deben encontrar sus nichos dentro de esas identidades que plantean a través de su música, pero que se ven cada vez más difusas y que cada vez dependen menos de agrupaciones mercantiles, y que en cambio si dependen de grupos de personas cada vez más específicos que probablemente se sienten identificados con las características expresivas de la música del artista. Es así que la independencia está relacionada con todas las etapas de la cadena de valor y depende de una reinterpretación del mercado y tal vez también de la sociedad.

 

Una anarquía de géneros, una anarquía de identidades y una anarquía de posibilidades que nos dan miles de opciones de encontrar mercados, de crearlos, de identificarlos y hasta de fortalecer la relación con la música que hacemos. La independencia hoy en día no es sólo una opción, es tal vez una forma de vida que depende de la capacidad de entender esos nuevos mercados que se relacionan con los conceptos de la música que hacemos y saber entrar en esos flujos de la forma más natural posible.

Así  que sigamos construyendo identidad desde la anarquía de los géneros difusos que ya no están marcados por las tendencias de las disqueras.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close