Los contenidos expandidos son el futuro de la identidad cultural y el reto de un nuevo gobierno.

El VOD llegó para quedarse ya hace un buen tiempo y echar para atrás es casi imposible. La televisión, por su lado, ha tenido que comenzar un proceso de comprensión del nuevo consumo digital liderado por plataformas como Netflix en Estados Unidos (y Latinoamérica), Filmin en España, Canal + en Francia y Rakuten en Oriente. Esto ha llevado a que ciertos conglomerados de comunicación hayan comenzado un trabajo de llevar sus contenidos a otro tipo de plataformas digitales para competir con quienes se han apropiado del mercado. Fox +, Disney y muchos otros cada día invierten más dinero en tecnología para lograr una adecuada migración de sus contenidos.

En Latinoamérica se han venido dando algunos pasos en ese camino con plataformas como Retina Latina y RTVC Play, pero definitivamente aún falta mucho por recorrer si realmente queremos fortalecer la identidad latinoamericana a través de la distribución que será la norma en el futuro; ese será el gran reto con respecto a las comunicaciones públicas para el próximo gobierno, y de hecho ya está ocurriendo con el debate sobre el proyecto de ley 174 que se debate actualmente en el congreso. Para eso hay tres elementos que serán grandes retos para sacar adelante tecnologías competitivas e incluyentes: 1) la inversión expandida, 2) la formación e investigación de producción transmedia, y 3) la optimización de recursos y procedimientos.

El primer elemento a desarrollar, para poder profundizar en los otros dos, es la inversión en productos y contenidos transmedia. En el momento en Proimágenes y Señal Colombia no hay ni una sola convocatoria oficial para proyectos de este estilo aunque de vez en cuando salen convocatorias específicas con solicitudes de contenidos digitales complementarios, mientras en el Ministerio de Cultura sólo hay una. Hasta este año se sacó una verdadera convocatoria de contenidos transmedia y eso se debe principalmente a una falta de enfoque de la inversión de convocatorias estatales, pero también se debe al segundo elemento: la falta de conocimiento real sobre la posibilidad de financiar productos audiovisuales a través del transmedia.

El segundo elemento, entonces, es la investigación (y formación) sobre qué es el transmedia, pero sobre todo sobre los modelos de negocio ligados al mismo porque hasta el momento se habla principalmente de las posibilidades narrativas de ésta. Existen diferentes formas de convertir una producción expandida en un modelo de financiación más completo que permita tener varios productos en diferentes plataformas de distribución, pero hasta el momento se considera un solo producto como el centro del universo y a partir de ahí la creación de otros productos complementarios. Lo que demuestra un desconocimiento de las posibilidades que existen de explotar una cadena de valor mucho más fuerte a partir de la creación de diferentes productos. Por ejemplo, recientemente el Ministerio de Cultura sacó un decreto donde los cortometrajes que se venden en salas de cine no pueden pertenecer a versiones de largometrajes, desconociendo la posibilidad de crear de un solo universo, varios productos con diferentes estrategias de amortización que permitan llevar los productos a mayores audiencias. Este desconocimiento es un reto que debemos enfrentar tanto productores como distribuidores y gobierno. Les recomiendo leer este artículo donde amplío este tema: bit.ly/finexpandida

Finalmente, el VOD exige una rapidez de producción que muy pocas productoras han logrado optimizar en este país y el gobierno, mucho menos, ha logrado agilizar sus procesos de certificación de productos nacionales. Para lograr la velocidad de consumo que exige este tipo de distribución es importante comenzar a simplificar los procedimientos sin afectar, como ya está ocurriendo en muchos casos internacionales, la calidad de los guiones y los productos finales.

El futuro exige una gran cantidad de productos para distribuir y el país, definitivamente, no está listo para lograr esa exigencia a pesar de que haya invertido en tecnologías de distribución, así que para logar entrar a la vanguardia del consumo audiovisual, y a partir de ahí fortalecer la identidad cultural, es importante fortalecer conceptos de expansión de contenidos desde los formatos de producción misma a través de la financiación, el conocimiento específico del sector, las estrategias de realización y financiación, y la optimización de procesos de producción sin afectar la calidad. Este reto implicará un mejor manejo de los recursos públicos destinados al desarrollo de contenidos y de la tecnología de distribución desde las redes o antenas TDT, las plataformas digitales y otras herramientas TIC.

[Este artículo fue publicado recientemente por la Universidad de La Sabana por la Facultad de Comunicación]

 

Anuncios
Categorías ICC

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close